Contáctanos top-chat-icon

Enfoque Diferencial

Corporación Manapaz

Constructivista

¿Qué es el Constructivismo?

Es un enfoque que sostiene que el individuo,-tanto en los aspectos cognoscitivos y sociales del comportamiento como en los afectivos, no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposiciones internas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción entre esos dos factores. El conocimiento no es una copia de la realidad, sino una construcción del ser humano que se realiza con los esquemas que ya posee y que construyó en su relación con el medio que le rodea.

¿Qué es el Aprendizaje Significativo?

El aprendizaje significativo surge cuando el alumno, como constructor de su propio conocimiento, relaciona los conceptos a aprender y les da un sentido a partir de la estructura conceptual que ya posee. Dicho de otro modo, construye nuevos conocimientos a partir de los conocimientos que ha adquirido anteriormente. Este puede ser por descubrimiento o receptivo. Desde este enfoque, el alumno, en tanto quiere y está interesado en sus descubrimientos, construye su propio conocimiento. El aprendizaje significativo a veces se construye al relacionar los conceptos nuevos con los que ya posee, y en otras ocasiones al relacionar los conceptos nuevos con la experiencia que ya se tiene.

De esta forma, puede concluirse que el aprendizaje significativo se da cuando las tareas están relacionadas de manera congruente y la persona decide aprenderlas.

Ideas Fundamentales de la Concepción Constructivista

La concepción constructivista del aprendizaje y de la enseñanza se organiza en torno a tres ideas fundamentales:

1. El alumno/a es el responsable último de su propio proceso de aprendizaje. Es él o ella quien construye el conocimiento y nadie puede sustituirle en esa tarea. La importancia prestada a la actividad del alumno/a no debe interpretarse en el sentido de un acto de descubrimiento o de invención sino en el sentido de que es él o ella quien aprende y, si él o ella no lo hace, nadie, ni siquiera el facilitador o ficilitadora, puede hacerlo en su lugar. La enseñanza está totalmente mediatizada por la actividad mental constructiva del alumno-alumna. El alumno o alumna no es sólo activo o activa cuando manipula, explora, descubre o inventa, sino también cuando lee o escucha las explicaciones del facilitador/a.

2. La actividad mental constructiva del alumno-alumna se aplica a contenidos que ya poseen un grado considerable de elaboración, es decir, que es el resultado de un cierto proceso de construcción a nivel social.

Los alumnos/as construyen o reconstruyen objetos de conocimiento que de hecho están construidos. Los alumnos/as construyen el sistema de la lengua escrita, pero este sistema ya está elaborado; los alumnos/as construyen las operaciones aritméticas elementales, pero estas operaciones ya están definidas; los alumnos/as construyen el concepto de tiempo histórico, pero este concepto forma parte del bagaje cultural existente; los alumnos/as construyen las normas de relación social, pero estas normas son las que regulan normalmente las relaciones entre las personas.

3. El hecho de que la actividad constructiva del alumno-alumna se aplique a unos contenidos de aprendizaje preexistentes condiciona el papel que está llamado a desempeñar el facilitador o facilitadora. Su función no puede limitarse únicamente a crear las condiciones óptimas para que el alumno/a despliegue una actividad mental constructiva rica y diversa; el facilitador/a ha de intentar, además, orientar esta actividad con el fin de que la construcción del alumno/a se acerque de forma progresiva a lo que significan y representan los contenidos como saberes culturales.

Galeria de Videos

Usuarios Online

Tenemos 2 invitados conectado(s)