Compartir tiempo de calidad en familia propicia seguridad, felicidad, creatividad y tolerancia!!!

CULTURA DE PAZ Generamos espacios de conversación y solución de los problemas a través del dialogo!!!

Desarrollamos las potencialidades del ser humano a través del teatro

La información es un elemento fundamental en la prevención a la Trata de personas

La estimulación temprana y oportuna, fomenta y favorece el desarrollo de habilidades y capacidades en los niños y niñas, para la vida!!!

La Paz en Colombia será una Paz territorial en la medida que participen las comunidades en su construcción!!!

fotos 6 poblacion

Nuestra Población

En Atención: niños, niñas, adolescentes y sus familias en situación de vulnerabilidad y/o víctimas del conflicto sociopolítico.

 

foto 7 logros

Nuestros Logros

Logros alcanzados por la Corporación Manos de Amor y Paz, MANAPAZ


publicacion

Publicaciones

Publicaciones realizadas por nuestra corporación, sitematizando nuestra experiencia.


equidad genero

Nuestros Programas

1. PROGRAMA MANOS DE AMOR Y PAZ
Atendemos niños, niñas, adolescentes y sus familias en situación de vulnerabilidad y/o víctimas del conflicto sociopolítico, a través de nuestros Semilleros Infantiles para la Paz y la Sana Convivencia, Semilleros de Teatro, Semilleros de Música (chirimía), Talleres de Telares, y la Estimulación Temprana y Adecuada para bebés.

2. TRATA DE PERSONAS Y ESCNNA
Realizamos “prevención” a la Trata de Personas y ESCNNA (Explotación Sexual Comercial a Niños, Niñas y Adolescentes) a través de talleres y campañas en organizaciones, instituciones educativas y persona a persona en la calle.

 

La Corporación MANAPAZ es una entidad sin ánimo de lucro que promueve el desarrollo humano integral y la convivencia pacífica.

Promueve una cultura de paz que permita a la población víctima del desplazamiento tener una vida digna.

Leer más

Jul 20 2017

Todos los días se identifican cinco víctimas de pornografía infantil en Colombia

Según información de la Interpol, en el último año han sido detenidas 4.741 personas involucradas en el negocio.

Luego de que un grupo de colombianos fuera capturado por pertenecer a una banda que divulgaba material pornográfico de menores de edad por WhatsApp, el director de la Dijin, general Jorge Luis Vargas dijo que en el último año se han identificado 4.741 responsables de delitos asociados con abuso sexual y pornografía de menores de edad. 

En diálogo con W Radio, el director de la Dijín dijo que, según información de la Interpol, en Colombia se presentan aproximadamente 5 casos de delitos sexuales y pornografía que involucran a menores de edad a diario. Además, se refirió a las cifras que revelan que 10.037 personas han sido asociadas con estos delitos desde 2011.

En lo que va de este año, las autoridades colombianas han expedido 101 notificaciones rojas para judicializar a delincuentes involucrados en el negocio de la pornografía infantil. En 2016 se expidieron 189 circulares rojas por este mismo delito.

Este martes, las autoridades desmantelaron una red de distribución de material pornográfico en la que siete colombianos se encuentran implicados. La policía realizó un operativo en Cundinamarca, Valle del Cauca, Santander, Sucre, Córdoba, Antioquia, Cesar y Norte de Santander, en el que encontraron que se ofrecía material pornográfico por medio de WhatsApp. Este delito, podría dar más de 20 años de cárcel.

Tomado de: El Espectador

Jul 20 2017

Rabia, rencor y retaliación

En Colombia somos dueños de una intolerancia tal que va de cosas tan absurdas como hacerle la vida imposible a otro con un equipo de sonido a todo taco, pasando por un intimidatorio “¿usted no sabe quién soy yo?” hasta llegar a matar porque estaban mirando feo.


Pensemos simplemente en una conversación entre un ciudadano angustiado por algo que le está pasando y otro que recibe su queja. La conversación va a tener una carga potencial de intolerancia: “o me ayuda o me ayuda”, de un lado, mientras que del otro, pues “haga lo que le digo, porque si no, jódase”, Ponerse de acuerdo no es una opción.


Pasa a diario. Muchos quieren solucionar las cosas recurriendo a las herramientas que bellamente el Estado de Derecho pone a su servicio, pero terminan decepcionados por la ineficiencia e impunidad que hay en ellas. Que no sirven para nada, que es peor si se denuncia. Para el carajo líneas de emergencia, cuadrantes de la policía, denuncias en juzgados, quejas ante las autoridades. Eso lleva a mantener esa agresividad inigualable y el gustico por creer que la solución a las cosas está en la justicia propia. “Si lo mataron fue por algo”, “denle duro a ese hijueputa”, “ojalá que lo piquen”, frases que terminan siendo tan comunes y que reflejan de la peor forma los “se hace porque a mí me parece”, los “porque yo lo digo”, los “usted no sabe quién soy yo”.


El Instituto Nacional de Medicina Legal indica que la intolerancia es el principal origen de la violencia en el país. Carlos Valdés, su director, es contundente: “no hay consideración hacia el otro. No hay menor respeto hacia la vida o la integridad de las demás personas”. Celos, matoneo, intimidación, discriminación, en fin, se transforman en muertos, heridos, maltratos, madrazos y en toda clase de comportamientos que demuestran lo enferma que está la sociedad. Es como si estuviéramos en la película Un Día de Furia, de Joel Schumacher, esa en la que un veterano de la guerra de Vietnam que vive en Los Angeles, protagonizado por Michael Douglas, saca su ira contra todo, porque todo es invivible.


Preocupante porque se vienen unos días muy raros para el país bajo el imaginario de un futuro primaveral en la era del posconflicto. ¿Hellooo? Así no va a ser. No habrá tanta candidez como piensa el gobierno. Quienes se desmovilizaron tienen el derecho de comenzar sus vidas en la legalidad, sin embargo, la intolerancia es tal que cargarán in sécula seculórum, un sino que no perdona, porque simplemente son unos HP, que se la quieren ganar de arrepentidos. Ahí sí, pailas, cualquier cosa puede pasar.


¿Podemos mejorar? Buen reto. Superar esa cultura de vengadores potenciales y ponerle cabeza fría a ese impulso que habita en la gente, es un factor crucial para superar la violencia en Colombia. Quizá estemos hablando del quid del asunto y poder así superar odios acumulados, dejando de ser tan energúmenos, pensando antes de actuar. Por supuesto, se requiere también un compromiso de las autoridades a ver si algo se cumple. Me refiero a hacer efectivas las leyes y las normas existentes para proteger los derechos de las personas. Si eso pasa, créanme que el policía será más querido, el agente de tránsito menos odiado, se reduciría el número de categorizados como “malparidos”, y se empezará a ser más tolerante, superando esa triada imperante: la de la rabia, el rencor y la retaliación .

Tomado de: El Colombiano

Pág. 1 de 18

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>